Skip to content

Que es The Work?

Que es? The Work

Desde hace un par de años me he sumergido en el arte de cuestionar mis pensamientos y deshacer mis construcciones mentales.

Como practicantes de Yoga aprendemos a observar nuestra propia mente, a explorar y no huir de los sentimientos incómodos o dolorosos, pero he ido descubriendo también que no es tan fácil sólo desear liberarme de lo que causa sufrimiento dentro de mi propia mente.

Uno de mis maestros del camino espiritual, Hareesh Wallis, en muchas de sus enseñanzas habla de la necesidad de liberarnos de “nuestras historias” para poder morar en la experiencia de nuestra verdadera naturaleza, pero para mí siempre surgió la pregunta cómo lograrlo?!

Así fue como llegaron a mi algunas herramientas poderosas que nos ayudan a embarcarnos en esta increíble tarea, como lo es el trabajo de Katye Byron The Work.

Aún cuando una parte de mi se enfrentó a una resistencia y a un sentimiento de incomodidad que cualquier cosa que nos saca de nuestra zona de confort provoca , supe también que aquí había una forma concreta, poderosa y práctica de hacer este trabajo, así que después de experimentarlo con un coach varias veces, tomé la decisión de echarme el clavado, aprender a hacerlo y convertirme en facilitadora de este método.

Tengo formación como psicoterapeuta en Enfoque centrado en la persona y Gestalt desde el año 1996, y como facilitadora Grupal para la toma de Decisiones por Consenso IIFAC, lo que me ha brindado elementos muy completos para el trabajo uno por uno y en grupos, pero soy testigo que el coaching The Work es una propuesta totalmente distinta.

En realidad no es terapia, es una forma de sostener el proceso de indagación, una forma de meditación, una forma de aquietar nuestra mente y descubrir una verdad más profunda que nuestra propia historia… Pero entonces….

¿Que es The Work?

Tomado del Pequeño Libro de Introducción The Work

“El Trabajo de Byron Katie es una forma de identificar y cuestionar los pensamientos que causan todo el sufrimiento en el mundo. Es un camino para encontrar la paz contigo mismo y con el mundo.

Cualquier persona con una mente abierta puede hacer este Trabajo…”

A continuación encontraras extractos de este libro introductorio con los fundamentos de cómo funciona este método, entender que Lo que es, es, Ocuparte de tus propios Asuntos, Recibir la mente con comprensión y Poner la mente en el papel…

“Lo que es, es

Únicamente sufrimos cuando creemos un pensamiento que no está de acuerdo con lo que es. Cuando la mente está perfectamente clara, lo que es, es lo que queremos. Querer que la realidad sea diferente de lo que es, es igual que intentar enseñar a un gato a ladrar. Puedes intentarlo una y otra vez y al final, el gato te mirará y volverá a decir: “Miau”.

Desear que la realidad sea diferente de lo que es, es desesperante. Y aun así, si prestas atención, advertirás que tienes pensamientos de este tipo docenas de veces al día: “La gente debería ser más amable”, “Los niños deberían comportarse”, “Mi marido (o mi mujer) debería estar de acuerdo conmigo”, “Yo debería estar más delgada (o ser más guapa o tener más éxito)”.

Estos pensamientos son formas de querer que la realidad sea diferente de lo que es. Si te parece que esto suena deprimente, estás en lo cierto. Todo el estrés que sentimos se origina en nuestras discusiones con lo que es.

Las personas aún no familiarizadas con “El Trabajo” me dicen a menudo: “Pero si renunciase a mi discusión con la realidad, perdería parte de mi poder. Si sencillamente acepto la realidad, seré pasiva. Puede ser que incluso pierda el deseo de actuar”. Yo les contesto con una pregunta: “¿Puedes saber que eso es verdad con absoluta certeza?” ¿Qué te da más poder?: “Ojalá no hubiese perdido mi trabajo” o “Perdí mi trabajo; ¿qué soluciones inteligentes puedo encontrar ahora mismo?”.

El Trabajo o The Work, revela que lo que piensas que no debería haber sucedido, sí debería haber sucedido. Debería haber sucedido porque así fue y ningún pensamiento en el mundo puede cambiarlo.

Eso no quiere decir que lo justifiques ni que lo apruebes. Sólo significa que eres capaz de ver las cosas sin resistencia y sin la confusión de tu lucha interior. Nadie quiere que sus hijos se enfermen, nadie quiere ser víctima de un accidente de coche; pero cuando estas cosas ocurren, ¿de verdad ayuda discutir mentalmente con ellas?.

Sabemos que no tiene sentido, y sin embargo, lo hacemos porque no sabemos cómo dejar de hacerlo.

Soy una amante de lo que es, no porque sea una persona espiritual, sino porque me duele cuando discuto con la realidad.

Podemos saber que la realidad está bien tal como es porque cuando discutimos con ella sentimos tensión y frustración. No nos sentimos naturales ni equilibrados.

Cuando dejamos de oponernos a la realidad, la acción se convierte en algo sencillo, fluido, amable y seguro.

Ocuparte de tus propios asuntos.

Sólo puedo encontrar tres tipos de asuntos en el universo: los míos, los tuyos y los de Dios. (Para mí, la palabra Dios significa “realidad”. La realidad es Dios porque rige. Todo lo que escapa a mi control, al tuyo y al de cualquier otra persona es lo que yo denomino “los asuntos de Dios”).

Buena parte de nuestro estrés proviene de vivir mentalmente fuera de nuestros propios asuntos. Cuando pienso: “Necesitas encontrar un trabajo, quiero que seas feliz, deberías ser puntual, necesitas cuidar mejor de ti mismo”, me estoy inmiscuyendo en tus asuntos.

Cuando me preocupo por los terremotos, las inundaciones, la guerra o la fecha de mi muerte, estoy en los asuntos de Dios.

Si mentalmente estoy metida en tus asuntos o en los de Dios, el efecto es la separación. Me hice consciente de esto al principio del año 1986. Cuando solía inmiscuirme mentalmente sin ni siquiera darme cuenta, en los asuntos de mi madre con pensamientos del tipo: “Mi madre debería comprenderme”, experimentaba de inmediato un sentimiento de soledad.

Y comprendí que en mi vida, cada vez que me había sentido herida o sola había estado inmiscuida en los asuntos de otra persona. Si tú estás viviendo tu vida y yo estoy viviendo mentalmente tu vida, ¿quién está aquí viviendo la mía? Los dos estamos allá.

Ocuparme mentalmente de tus asuntos me impide estar presente en los míos. Vivo separada de mí misma, preguntándome por qué mi vida no funciona. Pensar que yo sé lo que es mejor para cualquier otra persona es estar fuera de mis asuntos. Incluso en nombre del amor, es pura arrogancia y el resultado es tensión, ansiedad y miedo. ¿Sé lo que es adecuado para mí? Ese es mi único asunto.

Es mejor que trabaje en eso antes de tratar de resolver tus problemas. Si comprendes los tres tipos de asuntos lo suficiente para ocuparte de los tuyos propios, esto puede liberar tu vida de una manera que ni siquiera te imaginas.

La próxima vez que sientas tensión o incomodidad, pregúntate de los asuntos de quién te ocupas mentalmente, ¡y quizás estalles en carcajadas! Esa pregunta puede traerte de vuelta a ti mismo.

Además, tal vez llegues a descubrir que, en realidad, nunca has estado presente y que te has pasado toda la vida viviendo mentalmente en los asuntos de otras personas.

Simplemente darte cuenta de que estás en los asuntos de otro te puede devolver a tu maravilloso ser. Y si practicas durante un tiempo, quizá descubras que en realidad tú tampoco tienes ningún asunto y que tu vida funciona perfectamente bien por sí misma.

Recibir tus pensamientos con comprensión.

Un pensamiento es inofensivo a menos que lo creamos. No son nuestros pensamientos, sino nuestro apego a ellos, lo que origina el sufrimiento.

Apegarse a un pensamiento significa creer que es verdad sin indagar. Una creencia es un pensamiento al que hemos estado apegados a menudo durante años.

La mayoría de la gente cree que son lo que sus pensamientos dicen que son. Un día advertí que yo no estaba respirando: estaba siendo respirada. Entonces también me di cuenta, con gran sorpresa, de que no estaba pensando: que, en realidad, estaba siendo pensada y que el pensar no era personal. ¿Te despiertas por la mañana y te dices: “Creo que hoy no voy a pensar”? Es demasiado tarde: ¡ya estás pensando!.

Los pensamientos sencillamente aparecen. Provienen de la nada y vuelven a la nada, como nubes cruzando un cielo azul. Están de paso, no han venido para quedarse. No son perjudiciales hasta que nos apegamos a ellos como si fueran verdad.

Nadie ha sido capaz, jamás, de controlar su pensamiento, aunque la gente quizá cuente la historia de cómo lo ha conseguido. Yo no dejo ir mis pensamientos: los recibo con comprensión. Luego ellos me dejan ir a mí. Los pensamientos son como la brisa o las hojas de los árboles o las gotas de lluvia que caen. Aparecen sin más, y mediante la indagación, podemos entablar amistad con ellos. ¿Discutirías con una gota de lluvia? Las gotas de lluvia no son personales, como tampoco lo son los pensamientos.

Una vez que has recibido un concepto doloroso con comprensión, la próxima vez que aparezca quizá te resulte interesante.

Lo que solía ser una pesadilla ahora es sólo algo interesante. La siguiente vez que aparezca, tal vez lo encuentres cómico. Y la siguiente vez, quizá ni siquiera lo adviertas. Este es el poder de amar lo que es.

Poner la mente en el papel.

El primer paso en El Trabajo consiste en identificar los pensamientos y juicios que están causando las emociones estresantes y anotarlos en el papel. (Dirígete a thework.com/espanol donde encontrarás una Hoja de Trabajo Juzga-a-tu- prójimo para descargar e imprímela).

Durante miles de años nos han enseñado a no juzgar; pero, seamos sinceros: de todos modos lo hacemos todo el tiempo. La verdad es que todos tenemos juicios ocupando nuestras cabezas.

Mediante El Trabajo, por fin tenemos permiso para expresar esos juicios y hasta “gritarlos” en el papel. Tal vez descubramos incluso los pensamientos más desagradables se pueden recibir con un amor incondicional.

Te animo a que escribas sobre alguien a quien no hayas perdonado totalmente, alguien hacia quién todavía tienes resentimiento. Este es el lugar más eficaz para empezar. Aun cuando hayas perdonado a esa persona en un 99 por ciento, no serás libre hasta que tu perdón sea completo. Ese 1 por ciento que no has perdonado es precisamente el lugar en el que te has atascado con el resto de tus relaciones (incluida la relación contigo mismo).

Si empiezas por dirigir el dedo acusador hacia fuera, entonces el foco de atención no está en ti.

Te podrás soltar y expresarte sin censura. Con frecuencia estamos bastante seguros acerca de lo que otras personas necesitan hacer, cómo deberían vivir y con quién deberían estar.

Tenemos una visión 20/20 cuando miramos a los demás, pero no cuando nos consideramos a nosotros mismos. Cuando haces El Trabajo, comprendes quién eres a través de ver quién crees que es el otro. Con el tiempo, llegas a ver que todo lo que está fuera de ti es un reflejo de tu propio pensamiento.

Tú eres el narrador de la historia, el proyector de todas las historias y el mundo es la imagen proyectada de tus pensamientos.

Desde el principio de los tiempos, las personas han intentado cambiar el mundo a fin de ser felices. Esto nunca ha funcionado porque aborda el problema al revés.

El Trabajo nos ofrece una manera de cambiar el proyector — la mente— en lugar de lo proyectado. Es como cuando hay una mota de polvo en la lente de un proyector.

Creemos que hay una imperfección en la pantalla e intentamos cambiar a esta persona, o a la otra, o a quien quiera que esté donde recae la imperfección. Pero intentar cambiar las imágenes proyectadas constituye un esfuerzo inútil.

Una vez que comprendemos donde está la mota de polvo, podemos limpiar la lente. Esto es el fin del sufrimiento y el principio de un poco de dicha en el paraíso.”

Si te interesa conocer este trabajo en la práctica, te invito a hacer un coaching conmigo, durante una temporada estaré dedicando sesiones gratuitas como parte de mi Seva (servicio desinteresado), como una manera de servicio social, puedes agentar una cita en los horarios disponibles en el siguiente Link…

paowillis-coach

https://paowillistheworkcoaching.setmore.com/resourcebookingpage/r45591101f5d84dca20e35d30bb7de0ee71bd2d10

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *